Llegó el día: hoy se define que pasará con la #SuperFinalLibertadores

El cónclave entre el titular de la Connmebol, el presidente de River y Boca respectivamente será hoy en Luque, Paraguay. Allí definirán que pasará con la final tras el bochornoso fin de semana que dejó más dudas que certezas.

 

El duelo de revancha quedó en veremos luego de las agresiones de los hinchas de River a los jugadores de Boca, durante la llegada al Monumental.

 

Hoy a las 10, el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, recibirá a Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, máximas autoridades de River y Boca, para definir una fecha para el duelo que por el momento está postergado. Chiqui Tapia, presidente de la AFA, también participará de esta charla.

 

Claro que lo que se resuelva aquí quedará circunscripto al fallo que emita el Tribunal de Disciplina de la Conmebol, que ya recibió un pedido oficial por parte del Xeneize para que le den por ganado el encuentro. Sin embargo, como una especie de guiño político a los Millonarios, Domínguez publicó una carta donde adelantaba que “los partidos se ganan en la cancha”.

 

D’Onofrio se adelantó a todos y llegó en la tarde del lunes a Asunción. La idea sería tener una conversación con el número uno de Conmebol antes de la reunión general. Angelici y Tapia viajarán a primera hora de hoy y desde el Xeneize aseguran que el dirigente lleva con él un as bajo la manga para inclinar la balanza a su favor.

 

De todas formas, la situación no está tan sencilla para Boca. Según lo que se habla en los pasillos, desde la Conmebol tienen en mente una sanción dura para el Millonario, pero la misma sería aplicada recién después de que finalice esta edición de la Copa.

 

Desde el Xeneize resaltan que River es responsable de los hechos ocurridos en el ingreso al estadio Monumental. Para esto, se apoyan en el inciso 2 del artículo 8 del reglamento, que señala: “(Los clubes) son responsables de la seguridad y del orden tanto en el interior como en las inmediaciones del estadio, antes, durante y después del partido del cual sean anfitriones u organizadores. Esta responsabilidad se extiende a todos los incidentes que de cualquier naturaleza pudieran suceder, encontrándose por ello expuestos a la imposición de las sanciones disciplinarias y cumplimiento de las órdenes e instrucciones que pudieran adoptarse por los órganos judiciales”.

 

Mientras tanto, en River buscan desligarse de las responsabilidades y apuntan al accionar de las fuerzas de seguridad. Algo que da fuerza a esta postura es que luego de los escandaloso hecho, el ministro de Seguridad porteño, Martín Ocampo, renunció a su cargo. A su vez, el Jefe de Gobierno de la Ciudad reconoció que “el operativo podría haber sido mejor”.

 

Fuente TN