jueves, octubre 18, 2018

Erdogan criticó la nueva ley israelí que reconoce oficialmente al país como Estado judío. La respuesta de Netanyahu.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, calificó este martes aIsrael como “el país más racista del mundo” y comparó a su primer ministro, Benjamin Netanyahu, con el dictador nazi Adolf Hitler. Lo hizo con motivo de la reciente ley israelí que reconoce al país oficialmente como Estado judío.

No hay diferencia entre la obsesión de Hitler con la raza aria y la opinión de la cúpula israelí de que su antigua tierra pertenece exclusivamente a los judíos”, dijo el mandatario turco. “El espíritu de Hitler, que llevó al mundo a una catástrofe, ha resucitado en algunas autoridades de Israel”, añadió.

Erdogan se refería a la nueva ley que fue aprobada el jueves pasado y que define oficialmente a Israel como un Estado judío, como patria de los judíos y degrada el árabe.

Esa nueva ley “revela la verdadera intención de este país”, dijo Erdogan ante diputados de su Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) en el Parlamento.

Los diputados irrumpieron en una ovación y en gritos de “Abajo Israel” cuando Erdogan calificó al país como el Estado “más sionista, fascista y racista del mundo”.

“Todas las prácticas injustas, la opresión y el aislamiento del pueblo palestino, los musulmanes que visitan Jerusalén y los cristianos quedan legitimados en esta ley”, dijo Erdogan.

Netanyahu no tardó en reaccionar a las palabras del líder turco. “Erdogan está masacrando a los sirios y a los kurdos y a encarcelado a decenas de miles de ciudadanos. El hecho de que el gran ‘democratizador’ Erdogan esté atacando la ley del Estado Nación es el mayor cumplido que se le puede hacer a esta ley”, señaló en un comunicado.

“Turquía, bajo el dominio de Erdogan, se está convirtiendo en una oscura dictadura, mientras Israel mantiene escrupulosamente la igualdad de derechos para todos sus ciudadanos, tanto antes como después de la ley”, añadió.

La legislación israelí limita “el derecho de ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel únicamente al pueblo judío”, mientras el árabe es degradado de lengua oficial a un “estatus especial”.

También prevé promocionar las comunidades judías en el país. El primer ministro palestino, Rami Hamdallah, la calificó de “racista”.

Fuente: DPA

This is a Sidebar position. Add your widgets in this position using Default Sidebar or a custom sidebar.