El diputado Jorge Franco considera que la decisión del nuevo rol de las FFAA debería ser discutida también en el Congreso

El diputado nacional renovador y ex ministro de Gobierno de Misiones, Jorge Daniel Franco, se refirió al decreto por el cual el presidente Mauricio Macri direcciona a las Fuerzas Armadas hacia los asuntos de Seguridad Interior. Personalmente dijo estar en contra de la medida y que a su criterio lo que se debería hacer es invertir y capacitar a las fuerzas de seguridad que actúan en todo el país.

En diálogo con Radio Libertad, el legislador nacional indicó que si bien el Presidente está haciendo uso de las atribuciones legales que le corresponden, no estaría mal que la decisión de involucrar a las Fuerzas Armadas en la Seguridad Interior se discuta en el Congreso. “La participación de las FFAA en cuestiones de seguridad interior siempre es un tema delicado. Personalmente creo que no es el camino adecuado, tenemos excelentes fuerzas, como la Policía, la Gendarmería, la Policía Aeronáutica, la Policía Federal, la Prefectura e incluso los penitenciarios a quienes se debería seguir capacitando y brindando las herramientas que necesitan”

Recordó que el decreto 1691/2006, indica en el Anexo I que la misión principal de las Fuerzas Armadas, Instrumento Militar de la Defensa Nacional, es la de conjurar y repeler toda agresión externa militar estatal, a fin de garantizar y salvaguardar de modo permanente los intereses vitales de la Nación, cuales son los de su soberanía, independencia y autodeterminación, su integridad territorial y la vida y libertad de sus habitantes.

Ante la pregunta de que si un efectivo de las Fuerzas Armadas podría disparar y detener personas, dijo que según su experiencia en caso de que un miembro de las Fuerzas Armadas se encuentre ante un delito en flagrancia, cuestión que sería muy rara y porque no es su función, podría defenderse, porque la eventualidad habilita excepciones.

En ese sentido recordó la doctrina de seguridad interior, aplicada desde el gobierno de Isabel Martínez de Perón, donde se hablaba de enemigos internos, que había que atrapar en gremios, centros de estudiantes, instituciones religiosas o políticas. “Eso comenzó así en el gobierno de  Isabel Martínez de Perón. Es cierto que el momento era otro. La guerrilla jugaba un papel importante dentro del país, pero son hechos que hasta el día de hoy estamos lamentando. No es tan sencillo decir a partir de ahora metemos las Fuerzas Armadas. Hay que ser cuidadosos con estas cuestiones y respeto mucho a las Fuerzas Armadas”.

Finalmente reiteró que se debe dejar bien claro cuál es el límite para este cambio y “si esto va en dirección de una política como respuesta a una crisis social donde se profundiza un cambio económico que perjudica a la mayoría de los ciudadanos o que se multipliquen las manifestaciones civiles,  sería otra historia y lamentable”.

 

Fuente: Mol